Los osos ingieren los desperdicios que encuentran aunque estén envueltos en plástico o papel aluminio

El oso negro es el símbolo de la conservación en Coahuila desde hace muchos años, pero su hábitat ha disminuido, por lo que es más común que se acerquen a las comunidades urbanas y rurales, y coman lo que encuentran: basura.

“Algunos osos atropellados, muertos, que se han encontrado tienen plástico o papel aluminio en sus estómagos. Eso es muy lamentable, alarmante”, dijo la secretaria del Medio Ambiente del Estado, Eglantina Canales.

El problema es que su “hábitat ha disminuido, lo que tenemos son concentraciones precisamente en hábitats más pequeños y fragmentados”, y buscan comida, guiados por su olfato, en las cercanías de los asentamientos humanos.

Los osos ingieren los desperdicios que encuentran aunque estén envueltos en plástico o papel aluminio, por eso “tenemos que cuidarlos mucho”, precisó la bióloga.

“Aprendieron que con nosotros pueden comer lo peor que puede comer un animal: basura. Se acercan. Hoy están comiendo basura, porque pues huele, ellos se rigen por su olfato”.

Día mundial del oso

El 21 de febrero es el Día Mundial para la Protección de los Osos, y Coahuila ya celebra a este mamífero que se encuentra en peligro de extinción, de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana 059 ECOL 2001.

Al menos 10 osos murieron atropellados en 2018 en las carreteras que convergen con Saltillo.

Fuente: Vanguardia