El jugador propinó un empujón al colegiado que, al caer, se golpeó en la cabeza quedando inconsciente durante 15 minutos.

La violencia en el deporte mexicano ha llegado a niveles insospechados. Pero esta vez ha ido más allá, después de que un futbolista terminó con la vida de un silbante.

Durante un partido de futbol amateur realizado en Guadalupe, Nuevo Léon,  el jugador Jonathan G., de 23 años, arremetió contra el árbitro, Juan Hernández, quien, al caer de espaldas, se golpeó la cabeza quedando inconsciente de manera que tuvo que ser trasladado al hospital.

De acuerdo al comunicado que emitieron las autoridades municipales, “la víctima fue blanco de un reclamo por parte del ahora detenido, quien además le propinó un empujón, ocasionando que cayera al suelo y perdiera el conocimiento por aproximadamente 15 minutos”.

El organismo detalló que Juan Hernández, silbante del encuentro,  de 62 años de edad, fue atendido por personal especializado en una clínica, sin embargo, los esfuerzos para salvar su vida no fueron suficientes.

“Lamentamos informar que la Fiscalía General del Estado de Nuevo León, confirmó el fallecimiento de la víctima”, concluye el comuniucado.

Fuente: Publimetro