Por Paulo Sarabia

La oaxaqueña, Eufrosina Cruz Mendoza, declaró que la violencia contra las mujeres castiga en mayor proporción al sector indígena en las más de 13 mil comunidades de Oaxaca.

“Cuando se habla una lengua diferente al español, la violencia se duele y se llora más”, explicó la oriunda del municipio de Santa María Quiegolani, donde por décadas no permitían la participación de las mujeres en la vida política. 

Sostuvo que durante su infancia la violencia era considera como costumbre por familiares y habitantes de su comunidad. 

Sin embargo, la ahora responsable de la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano (SEPIA), manifestó que son las mujeres las que  tienen la responsabilidad de abrir su propio camino.

“Nadie lo hará si no lo arrebatamos a la vida, tenemos que romper nuestros propios miedos”, refirió.

Recientemente, la funcionaria del gobierno priista de Alejandro Murat Hinojosa puso en marcha en la Villa de Zaachila, el programa llamado “Abriendo Caminos”, que busca brindar acompañamiento a 28 municipios indígenas y dos afromexicanas de la entidad, donde se activaron medidas para atender la alerta de violencia de género.