Coronavirus

«Detectives de internet» aseguran estar cerca de dar con el origen del Covid-19

«Detectives de internet» aseguran estar cerca de dar con el origen del Covid-19

Un grupo de usuarios de internet, compuesto por personas de varias partes del mundo, ha dedicado horas para reunir pruebas de que el Covid-19 no tuvo un origen «natural».

Desde que comenzó la pandemia de Covid-19 miles de usuarios de internet han dudado de las versiones oficiales que han ofrecido las autoridades, uno de ellos es el el ingeniero industrial Francisco de Asís de Ribera quien junto a un grupo de personas ha encabezado una investigación sobre la posible fuga accidental del virus de un laboratorio de la ciudad china, pues no creen que sea posible que el virus se haya comenzado a propagar en un mercado de Wuhan. 

Según recoge el diario español El País, estos sujetos crearon un grupo elástico que llamaron Drastic, cuyos miembros nunca se han visto en persona pero que por medio de las redes sociales, principalmente Twitter, se han organizado para compartir documentos “escondidos” y pistas sobre el “verdadero” origen del Covid-19. 

Su dedicación es tan grande que Ribera y sus compañeros han ha firmado tres cartas con un pequeño grupo de académicos prominentes en The New York Times, The Wall Street Journal y Le Monde para pedir más transparencia al gobierno de China sobre cómo es que se originó y transmitió la primera cepa del SARS-Cov-2. 

En tanto, la Organización Mundial de la Salud insiste en que el Covid-19 fue algo natural y no provocado por un error humano, pero cada vez más se amplifica el eco de la sospecha por nuevos hallazgos que por lo menos siembran dudas.

China sólo alimenta las teorías conspirativas

El gobierno de China no ha querido compartir la información acerca del SARS-Cov-2, por lo que los más escépticos ven señales en esa actitud.  Además, las autoridades chinas han impedido a todos los reporteros llegar al Instituto de Virología de Wuhan. 

Tampoco ha permitido indagar sobre una rudimentaria mina escondida en el sur de China, que para muchos podría aclarar el origen de este coronavirus. Y es que en 2012 seis mineros entraron para limpiar excrementos de murciélagos; todos enfermaron y tres murieron sin un diagnóstico claro, pero lo más “raro” es que tuvieron síntomas muy parecidos a los que hoy se le atribuyen al Covid-19.

A esto se suma que la expedición de la OMS en Wuhan no aportó pruebas definitivas sobre la versión china y de que se vio obstaculizada en diversas ocasiones y de la revelación de The Wall Street Journal de tres posibles enfermos del Instituto de Wuhan en noviembre de 2019. 

Aunque bien es cierto que las pruebas de Drastic no comprueban algo, lo cierto es que el gobierno de China se ha mantenido hermético con el tema y el hecho de que no haya pruebas contundentes del origen oficial sólo enrarecen el clima en las redes sociales. Los miembros de Drastic sostienen que es legítimo dudar.

Fuente: El Heraldo de México

About Author

Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *