El ex director de Pemex dejó el hospital Los Ángeles del Pedregal en la madrugada, tras permanecer dos semanas internado.

Emilio Lozoya, ex director de Pemex, fue dado de alta del hospital Los Ángeles del Pedregal, tras permanecer dos semanas internado por anemia desarrollada y problemas en el esófago, tras su extradición a México desde España. Fuentes judiciales confirmaron a MILENIO el alta médica del ex funcionario y se captó la salida de camionetas por una de las puertas del hospital alrededor de las 03:10 horas.

Guardia Nacional quita resguardo en hospital  Los elementos de la Guardia Nacional que vigilaban las inmediaciones del hospital Los Ángeles del Pedregal se retiraron minutos después de la salida de Lozoya del mismo.

Los uniformados permanecieron afuera del centro médico desde el 17 de julio, con apoyo de al menos seis vehículos de la agrupación.  El 28 de julio, la Fiscalía General de la República (FGR) reveló que recibió reportes médicos de la Fundación Alarcón, en España, en los que se daba a conocer el diagnóstico de anemia y otras condiciones físicas de Emilio Lozoya. 

De acuerdo con la Fiscalía, tras el diagnóstico realizado por la fundación se inició un tratamiento con hierro oral; sin embargo el Hospital Ángeles del Pedregal le hizo otra valoración y estudios médicos a Emilio Lozoya, pues continuó con “dolores de esófago por el síndrome de Barrett y anemia grado tres”.  Durante su estancia en el centro médico, Lozoya Austin, compareció ante la FGR por los casos Odebrecht y Agro Nitrogenados, por los cuales fue acusado de asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El ex funcionario fue vinculado a proceso por ambos casos relacionados con sobornos, por parte de Altos Hornos de México y Odebrecht antes y durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. Por el caso Odebrecht, al ex director de Pemex se le dictó libertad condicional, mientras que por Agro Nitrogenados, además de que deberá usar un localizador y entregar su pasaporte y visa, para evitar salida del país, y presentarse a firmar al reclusorio Norte cada 15 días.

Fuente : Milenio