El detective encargado del caso, Mark Thompson detalló que hasta el momento no hay certeza del origen del incendio, pero hay altas probabilidades de que se tratara de un caso de suicidio.

El jugador de rugby, Rowan Baxter, asesinó a sus tres hijos menores de 10 años y a su esposa; posteriormente, se quitó la vida.

Según la BBC, la familia fue hallada muerta dentro de su carro incendiado en la localidad de Brisbane, Australia.

La esposa de Baxter, Hanna de 31 años fue la única que llegó al hospital con signos vitales, sin embargo, perdió la vida por la gravedad en la que se encontraba.

Según reportes, la madre de los tres niños fue la única que logró salir por la ventana del auto pidiendo ayuda gritando: “¡Me vació petróleo encima!”.

El detective encargado del caso, Mark Thompson detalló que hasta el momento no hay certeza del origen del incendio, pero hay altas probabilidades de que se tratara de un caso de suicidio.

Además los paramédicos intentaron resucitar al deportista, sin embargo, fue declarado muerto en el lugar donde se dieron los hechos.

Fuente: 24 Horas