Además de ser deliciosas, las fresas disminuyen los niveles de colesterol dañino y triglicéridos, de acuerdo con un nuevo estudio. Tras consumir cerca de medio kilo de fresas al día durante un mes, un grupo de voluntarios demostró los poderosos beneficios de la fruta.

Previamente se había demostrado la capacidad antioxidante de la fresa. Ahora, investigadores italianos y españoles de la Università Politecnica delle Marche (UNIVPM) y las universidades de Salamanca, Granada y Sevilla, compararon las pruebas de sangre de 34 voluntarios sanos antes y después de consumir 500g de fresas al día durante 30 días y encontraron diferencias sorprendentes.

Los resultados, publicados en Journal of Nutritional Biochemistry, indican una disminución promedio en los niveles de colesterol total, de colesterol «malo» o lipoproteína de baja densidad (LDL)  y de triglicéridos de 8.78%, 13.78% y 20.8%, respectivamente. El colesterol «bueno» o lipoproteínas de densidad alta (HDL) permaneció intacto.

Además, las fresas mejoraron el perfil general de los lípidos en el plasma, los biomarcadores antioxidantes, las defensas antihemolíticas y la función plaquetaria. Todos los parámetros volvieron a sus valores iniciales a los 15 días de abandonar el tratamiento con fresas.

El equipo confirmó en otros estudios que la fruta también protege contra radiación ultravioleta, reduce el daño causado por el alcohol en la mucosa gástrica, fortalece los glóbulos rojos y mejora la capacidad antioxidante de la sangre.

Si bien los científicos desconocen exactamente cuáles son los compuestos del fruto responsables de tales beneficios, los indicios y estudios epidemiológicos apuntan hacia las antocianinas; los pigmentos vegetales que dan a la fresa su color rojo.

Fuente: Muy Interesante

Comments

comments