En todo momento, se debe considerar el respeto por la dignidad humana en el tratamiento de los cadáveres, sostuvo el senador Ángel García Yáñez.

A raíz de los distintos manejos que los estados de la República dan a los cuerpos de personas fallecidas por coronavirus, el senador Ángel García Yáñez, solicitó a la Ley General de Salud unificar protocolos para su manejo a nivel nacional.

El legislador federal del PRI consideró que deben ser manejados según lo establecido en el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de la Disposición de Órganos, Tejidos y Cadáveres de Seres Humanos y las Normas Oficiales Mexicanas relacionadas.

“Aun cuando no hay evidencia de riesgo de infección a partir de cadáveres de personas contagiadas, podría suponerse un riesgo de infección para las personas que entren en contacto directo con ellos”, advirtió.

Mencionó que la pandemia de coronavirus ha cobrado la vida de más de 400 personas en el país y ante el aumento inminente de decesos, el gobierno federal actualizó la “Guía de Manejo de Cadáveres Covid-19“, donde se enmarcan las directrices para la conducción segura, transporte y disposición final de los cuerpos.

Afirmó que hay una diferenciación en las entidades en cuanto al manejo de cuerpos de personas que han fallecido por esta causa por falta de protocolos, ante lo cual exhortó a autoridades federales y estatales a poner en marcha programas de capacitación y difusión de la Guía dirigida al personal de las agencias funerarias y ciudadanía.

Explicó que la guía para el manejo de los cuerpos por Covid-19 establece que, en todo momento, se debe considerar el respeto por la dignidad humana en el tratamiento de los cadáveres y la relación con los familiares del fallecido.

“Los ordenamientos contienen los protocolos establecidos para el tratamiento del cadáver en la unidad de salud, en el traslado al mortuorio, en el estudio post-mortem, en la atención en la morgue; lo relativo al féretro y destino final, en la atención en casa, así como el abordaje de los deudos”, abundó.

Incluye, además, lo relativo a la repatriación de cadáveres a México, donde se aplicarán las disposiciones nacionales e internacionales para su manejo y transporte; y, en caso de decidir la repatriación, se deberán realizar los trámites pertinentes, a través de las embajadas o consulados mexicanos.

Fuente: Aristegui Noticias