Nacional

Política neoliberal, querer cobrar cuotas en la UNAM: AMLO

Política neoliberal, querer cobrar cuotas en la UNAM: AMLO

“Estoy absolutamente seguro que la UNAM se derechizó, eso fue lo que sucedió en todo el periodo neoliberal, se llenaron las facultades de ciencias sociales de conservadores”, reiteró su crítica el presidente Andrés Manuel López Obrador. En el Salón Tesorería de Palacio Nacional se le inquirió si esa radicalización incluye el periodo de Juan Ramón de la Fuente (embajador de México ante la ONU), a lo que replicó: “desde entonces y desde antes que empezaron a querer cobrar colegiatura en la UNAM, imagínense ese pensamiento. ¿De dónde surgió? Pues de la política neoliberal. ¿Qué hacían en la UNAM cuando se saqueó el país?”, endilgó en su argumentación.

Refirió dos sucesos que le tocaron en su relación con ese centro de estudio, uno en el año 2000, cuando acudió al campus con Cuauhtémoc Cárdenas, y “nos organizaron una celada con porros, porque estaba dominada la UNAM por lo más retrógrado que había y sigue existiendo”, y en el segundo, uno de sus hijos (Andrés) fue señalado por un profesor universitario de hacer un negocio de renta de grúas, y cuando el joven enfrentó el dicho del mentor, éste se vio obligado a disculparse en público.

En su comparecencia ante los reporteros de los medios de comunicación y los dueños de páginas en redes sociales, había identificado a Claudio X. González como representante del conservadurismo, y “así piensan millones, no crean que son pocos, un millón, dos millones, tres millones, no, pueden ser 20 millones, 30 millones de mexicanos, amplios sectores de la clase media, incluso académicos”.

Y de ahí refrendó su rechazo, no a la UNAM, sino a los grupos políticos y de interés académico apoderados de ella en los últimos 35 años. “Ahora que hice un pequeño cuestionamiento sobre la UNAM se pusieron también enojadísimos. Apenas si los testereé, les dije que se había derechizado la UNAM. Estoy absolutamente seguro que eso fue lo que sucedió en todo el periodo neoliberal, se llenaron las facultades de ciencias sociales de conservadores”.

–¿Incluido el periodo del ex rector Juan Ramón de la Fuente, Presidente?

–Desde entonces y desde antes, que empezaron a querer cobrar colegiatura en la UNAM, imagínense ese pensamiento. ¿De dónde surgió? Pues de la política neoliberal. ¿Cuándo empieza todo esto? Cuando deciden en los organismos financieros internacionales aplicar el modelo neoliberal y se comienzan a imponer las llamadas reformas estructurales.

Y dio cuenta de cómo hace dos décadas “nosotros ni podíamos ir, yo me acuerdo que en 2000, que era yo candidato a jefe de Gobierno en la ciudad, acompañé al ingeniero Cárdenas y nos organizaron una celada con porros, porque estaba dominada la UNAM por lo más retrógrado que había y sigue existiendo. ¡Y se enojan porque digo que se derechizó, y esto de tiempo atrás!”.

“Una vez mi hijo estaba tomando clases de ciencia política y un maestro de estos de nuevo cuño neoliberal les dice en la clase, sin saber que era mi hijo: ‘tengo información de que un hijo de López Obrador tiene unas grúas y tiene la concesión del gobierno’. Y todos sus amigos se empezaron a reír, porque el maestro no sabía que ahí estaba mi hijo.

“Entonces pidió la palabra y dice: ‘pues yo respeto su libertad de cátedra, pero lo que está diciendo no es cierto y le pido que si no tiene pruebas ofrezca una disculpa, si no presenta las pruebas, porque ni yo ni mis hermanos estamos metidos en negocios’. Y a la siguiente clase, la siguiente semana (el profesor) ofreció disculpa”.

Y al responder a Santiago Creel, quien se ofreció para dar clases de derecho constitucional, ironizó: “imagínense. ¡Ay, nanita! ¿Qué les enseña a los alumnos sobre el artículo 27, si él es contrario al espíritu y a la letra del 27 constitucional, si estuvieron en contra de la entrega de la tierra a los campesinos, que eso es lo que plantea el artículo 27, si estuvieron en contra de la expropiación del petróleo, que eso es lo que plantea el artículo 27? Pobres alumnos, ¿no?, con todo respeto”.

Fuente: La Jornada

About Author

Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *