La 64 Legislatura del Congreso de Oaxaca rechazó, por tercera ocasión, que se realizaran auditorías para conocer el destino de los recursos públicos que asignaron al desempeño de las funciones de los diputados locales en los últimos seis años.

La propuesta de fiscalizar la aplicación de los recursos, así como los señalamientos de presunta corrupción en el Poder Legislativo de Estado ante la falta de transparencia, fue realizada nuevamente por un grupo de legisladores del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); misma que fue rechazada por sus compañeros de partido.

Entre 2014 y 2019 los diputados oaxaqueños han gastado y asignado recursos por 3 mil 184 millones 547 mil 744.97 pesos, según el punto de acuerdo propuesto por diez legisladores morenistas.

Los legisladores de Morena pretendían que el pleno del Congreso del Estado exhortara a la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) incluir en su programa anual de auditorías al Poder Legislativo de Oaxaca. “Al mismo tiempo solicitamos la colaboración en la respectiva auditoría del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de Oaxaca”, señalaron.

También manifestaron que tomando en cuenta el compromiso del nuevo gobierno de combatir la corrupción y evitar la impunidad, es necesario que se lleve a cabo una revisión sobre la aplicación de los recursos públicos en el Congreso de Oaxaca por parte de la ASF.

Esto anterior con el propósito de que en el caso de encontrar irregularidades que pudieran relacionarse con la comisión de faltas administrativas, o delitos, “realice las promociones conducentes ante las instancias correspondientes”.

De acuerdo con los legisladores de Morena, hay irregularidades en los incrementos presupuestales, “sin justificación”, que en algunos años superaron hasta los 233 millones de pesos. Compras que no se han transparentado y “fugas de presupuesto” han derivado en la escases de los elementos de trabajo, el mantenimiento adecuado de las instalaciones y el desempeño de sus trabajadores.

Ellos apuntan que no se detalla en qué se invierte el presupuesto del Congreso de Oaxaca, y tampoco se ha rendido un informe sobre la nómina con “aviadores” de las administraciones del Poder Legislativo cuando estuvo a cargo el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Además de que no se han aclarado las denuncias contra el exoficial Mayor, Igmar Medina Matus (hijo de la ex diputada del PRI, María Luisa Matus), en las cuales se le acusa de manejar nóminas secretas durante dos legislaturas; y también hay señalamientos contra los titulares de Tesorería, Direcciones de Recursos Humanos y de Recursos Materiales.

Los diputados de Morena insistieron en que existen nóminas cuyos integrantes no hacen acto de presencia – aviadores –, lo cual afecta el presupuesto institucional.

Señalaron que el exsecretario particular del Tesorero “goza de camionetas lujosas y una casa recién remodelada”; así también que el exdirector de Recursos Humanos, Joaquín Enrique Neyra Skidmore, repartió compensaciones a personal de base que fueron sus incondicionales para tapar su corrupción, y en contubernio con los delegados sindicales dio nombramientos de confianza a sus familiares”.

Fuente: Juan Carlos Zavala/ El Universal

Comments

comments