Miguel Ontiveros fue subprocurador de Derechos Humanos de la extinta PGR; Alejandro Rojas Pruneda defendió a Kate del Castillo

Emilio “L”, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) confirmó a Miguel Ontiveros y Alejandro Rojas Pruneda, como los abogados que llevaran su defensa.

Durante la audiencia de imputaciones el exfuncionario confirmó a sus representantes legales y los designó como sus abogados, según el chat del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

¿Quiénes son?

A Miguel Ontiveros se le recuerda por su etapa como subprocurador de Derechos Humanos de la extinta Procuraduría General de la República (PGR) en la gestión de Felipe Calderón.

Ontiveros es licenciado en Derecho por UNAM y Doctor en Derecho Penal y Derechos Humanos por la Universidad de Salamanca (España).

De acuerdo con datos de la UNACH Instituto de Investigaciones Jurídicas, Ontiveros realizó estudios de Derecho Penal y Política Criminal en la Universidad de Munich en Alemania; además, es autor de diversas obras en materia de Ciencias Penales y traductor del alemán y del inglés de una docena de artículos vinculados al Sistema de Justicia Penal.

Ha sido consultor de UNICEF, de la ONU y del Gobierno de Honduras en materia de Reforma Penal, así como Investigador y Director de Investigación en el Instituto Nacional de Ciencias Penales. Fue Director General y Coordinador General del Instituto de Formación Profesional de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, se desempeñó como Secretario General Académico del INACIPE.

¿Y de Alejandro Rojas Pruneda?

Es el líder del equipo constitucional y penal de Rojas Pruneda & Catana. Licenciado en Derecho especialista en Materia Constitucional; cuenta con maestría Procuración de Justicia.

Tiene especialidad en Derecho Constitucional y Penal y es autor de diversas Publicaciones de Jurídicas.

Rojas Pruneda encabezó al lado de Federico Mery-Sanson y Humberto Ferro Barranda el euqipo legal de la actriz Kate del Castillo en el por el reclamo de una indemnización de 60 millones de dólares por daño material y moral al ser señalada y perseguida por su presunta relación con Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”.

Fuente: Excélsior