En algunos bares y cantinas continúa la venta de bebidas alcohólicas a puerta cerrada.

Por Paulo Sarabia

Los llamados de prevención de las autoridades federales, estatales y municipales ante la contingencia por el COVID-19, no surtieron efectos en centros nocturnos del municipio de Santa Lucía del Camino en Oaxaca, que laboran con normalidad con la complacencia del gobierno local. 

Un claro ejemplo es la aparente “clausura” el centro nocturno denominado “Baraimas Bar”, ubicado en la carretera federal 190 Oaxaca-Teahuantepec en inmediaciones de Santa Lucía del Camino y San Sebastián Tutla.

Ambos municipios se pelean la jurisdicción de los centros nocturnos.

En redes sociales, trascendió que inspectores municipales de San Sebastián Tutla colocaron sellos de clausura en el inmueble; sin embargo por las noches siguen operando de manera normal con el permiso de Santa Lucía del Camino.

De acuerdo con la versión de clientes frecuentes, el edil Dante Montaño Montero permite el funcionamiento de los giros negros siempre y cuando lo hagan discrecionalmente. 

En algunos bares y cantinas continúa la venta de bebidas alcohólicas pero a puerta cerrada.