¿Te falla la memoria constantemente?, ¿no puedes poner atención a las cosas? La culpa podría ser de las hamburguesas y los refrescos.

¿Te gustan tanto las hamburguesas, los refrescos y las papas fritas, que no puedes pasar un sólo día sin comerlas? Seguro han habido mil y un personas que te advierten sobre los riesgos a tu salud, pero como “no eres vanidoso” y tu cuerpo es muy resistente, haces oídos sordos. 

El problema, de acuerdo con un reciente estudio, es que esta dieta no sólo hará que aumentes de kilos y contraigas enfermedades crónicas, sino también provocará que tu cerebro se vaya encogiendo poco a poco. 

Foto: Robina Weermeijerl / Unsplash

Cereales integrales, frutas y verduras, las mejores fuentes de combustible para el cerebro

De acuerdo con Carolina Campa, especialista de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la principal fuente de energía del cerebro humano es la glucosa proveniente de los hidratos de carbono.

Estos se encuentran presentes en alimentos como los cereales integrales, frutas, verduras, legumbres y nutrientes esenciales, como ácidos grasos, proteínas, vitaminas y minerales.

Cuando las personas consumen con poca frecuencia estos alimentos, una parte de su cerebro llamada hipocampo, que regula las emociones y la memoria a largo plazo, comienza a encogerse, provocando olvidos constantes, falta de atención, depresión, entre otros efectos.

La comida chatarra, el peor enemigo del hipocampo

En ese sentido, un estudio publicado por la BMC Medicine refiere que las personas que comen frecuentemente comida procesada como carne (esa utilizada en las hamburguesas), bebidas azucaradas o frituras tienen mayor probabilidad de que su hipocampo vaya reduciéndose de tamaño.

La investigación contó con 255 participantes de entre 60 y 64 años, quienes reportaron su dieta habitual durante 4 años. A partir de ello, los especialistas concluyeron que quienes llevaban una dieta rica en grasas saturadas, sal y azúcar mostraban una reducción del hipocampo.

Este efecto se presentó sin que su género, educación, nivel de actividad física o enfermedades que padecieran, fueran factores determinantes.

Sin embargo, el estudio precisa que no hubo pruebas contundentes de que los patrones dietéticos influyeran en la reducción del hipocampo, lo que hace necesarias más pruebas.

Si deseas que tu cerebro esté protegido, especialistas en nutrición recomiendan el consumo de alimentos con Omega 3, como el pescado; vegetales como el brócoli y la coliflor; así como verduras de hoja verde, que además contienen nutrientes como ácido fólico, vitaminas E, K y luteína que protegen al cerebro. 

Con información de SDP Noticias

Comments

comments