Por primera vez en la cúpula de la mezquita en Jamkaran, ciudad iraní de la provincia de Qom, se izó una bandera roja que simboliza en la tradición chiita tanto la sangre derramada injusta como el llamamiento para vengar a la persona asesinada. 

La televisión estatal iraní transmitió las imágenes de la bandera ondeándose.

El suceso tuvo lugar horas después de que se anunciara la muerte del líder militar iraní, Qasem Soleimani, que de manera generalizada es considerado por los ciudadanos como un mártir tras ser asesinado por un ataque estadounidense.

Fuente: Aristegui Noticias