La situación que vivió un grupo que practicaba snorkel en el parque marino de Ningaloo, en la costa oeste de Australia, fue tan mágica como irrepetible. Un contacto con la naturaleza inesperado cuando una mantarraya se acercó a ellos para que la ayudaran con unos anzuelos que se le habían enganchado en la zona del ojo.

Según narra Jake Wilton, fotógrafo submarino y guía en una empresa local, el animal, conocido en la zona y apodado ‘Freckles’ (‘Pecas’) lo reconoció y se acercó una y otra vez a él. “Se iba acercando más y más”, dice. En un momento, la mantarraya, de unos tres metros de envergadura, se dio la vuelta, algo muy inusual, y Wilton se dio cuenta que tenía varios anzuelos debajo de su ojo. El grupo asegura que les estaba “pidiendo ayuda”.

“La mantarraya no se iba porque sabía que quería sacarle los anzuelos”, explica uno de los testigos.

El guía empezó a acercarse a ‘Freckles’ para ver cómo reaccionaba. “Jake bajó y bajó una y otra vez. Y la mantarraya no se iba porque sabía que quería sacarle los anzuelos”, cuenta Monty Halls, un biólogo británico que iba en el grupo.

Finalmente, Wilton pudo acercarse bien y quitarle los anzuelos. El animal se quedó completamente quieto mientras se los quitaba, asegura. Tras la ayuda prestada, “bajé una última vez solo para decir adiós”, dice orgulloso. “Es una de las mejores cosas que he visto bajo el agua”, completó Halls.

El vídeo lo publicó hace un par de semanas Nigaloo Marine Interactions, la empresa encargada de la inmersión, pero estos días está llegando a todo el mundo. Se cierra con una cita de Ghandi, que afirmaba que la grandeza y progreso moral de una nación se podía juzgar en base a cómo tratan a los animales”. Las mantarrayas están consideradas como uno de los animales más inteligentes del fondo marino.

Fuente: La Vanguardia

Comments

comments