Estado

Cumplen 15 días de clases 107 alumnos de comunidad de Oaxaca

Cumplen 15 días de clases 107 alumnos de comunidad de Oaxaca

Desde el pasado 5 de abril en la única escuela de la comunidad zapoteca de Santiago Quiavijolo hay clases presenciales; pese a no haber contagios, aplican medidas sanitarias

s la hora de entrada de los 107 alumnos de la única escuela que reinició clases presenciales en Oaxaca por acuerdo de madres y padres de familia de la comunidad zapoteca de Santiago Quiavijolo. Se ubica en lo más escarpado de la Sierra Sur de Oaxaca, a seis horas de la capital oaxaqueña de las cuales casi tres son de terracería.

La decisión fue motivada por el comité de madres de familia y consensado por los seis maestros de la Primaria Gustavo Díaz Ordaz.

«Los maestros que estamos, somos de la región, somos gente que nos conocemos y desde marzo del año pasado  no tuvimos ningún caso de Covid, por lo tanto seguimos en semáforo verde y ellos, con toda la responsabilidad de  decir: ‘sale  que  inicie, nosotros vamos a  ser  responsables también en lo que ustedes digan’, pues hicimos los acuerdos, firmamos las actas  donde se tienen que llevar todos los protocolos, aunque  sabemos que no estamos contagiados, que sirva  como un proceso de aprendizaje de los niños si mañana o pasado llega  este tipo de contagio y  saber  cómo  poder  combatir esto», explicó Abel Cruz, maestro de Quiavijolo

De acuerdo con representantes de madres de familia era imposible seguir tratando de enseñar a sus hijos en casa, debido a que más de 80 por ciento de ellas no tiene concluida la primaria.

«Como acá estoy viendo que todos mis paisanos tienen ganas de  hablar español, las madres  no saben nada de eso, por eso están contentas que empiecen las clases, casi dos años que no hay clases y lo niños nomas están ahí jugando y no hacen nada también, porque  no  hay  clases», dijo Rosa Hernández, integrante del Comité de Padres y Madres de Familia.

Y al final, el regreso se acordó el 5 de abril y hasta la fecha las clases se imparten de manera ininterrumpida para beneficio de la niñez que estaba empezando a olvidar la escuela.

Pero todo fue distinto, antes de entrar, la toma de distancia volvió a recuperar su sentido, pasan de uno a uno a la revisión que comienza en el filtro donde se supervisa el uso correcto de cubrebocas, la aplicación de gel, la toma de temperatura y el lavado de manos.

Aunque no hay casos positivos de Covid-19, los niños de Quiavijolo ya saben ahora cómo será su nueva normalidad.

Yo iba al campo a trabajar con mis padres  y ya que empezaron las clases ya terminamos; y ahora ya no tengo que  hacer nada, solo  tengo que aprender, echarle ganas pues, como dicen, hay Covid y nosotros nos ponemos cubrebocas, porque  no hay contagios acá  y nos ponemos gel antibacterial», comentó una alumna.

La primaria Díaz Ordaz trabaja bajo el programa Identifica, Mapea, Propone y Actúa (IMPACT), que a través de recursos tecnológicos como iPads adapta a su entorno el programa oficial de estudios.

Fuente: Excélsior

About Author

Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *